Presentación del blog

¡Saludos a tod@s!

Como su mismo nombre indica, este blog está destinado a recoger, paso a paso, todas mis salida, excursiones, rutas y viajes. Siempre a pié. Pequeñas escapadas, visitas a pueblos, rutas cortas, largos recorridos... Pero siempre a pie.

Mi idea es dar a conocer y compartir con todos mis lectores esos maravillosos rincones que muchos desconocemos y pasamos por alto, cuando están ahí, muy cerca de nosotros. O no tan cerca...


viernes, 29 de julio de 2016

COLLSACABRA - Collada de Bracons - Fageda de La Grevolosa - Santuari de Cabrera - Serra de Llancers

Fecha de realización: 29 de julio de 2016
Recorrido: 22 km y 990 metros de desnivel acumulado
En solitario.

TODAS LAS FOTOS AQUÍ

El último finde de mis vacaciones.
Tras pasar diez días con gripe (que aún sigo arrastrando...) y que me ha impedido completar y asumir todos los objetivos que me había propuesto para estas vacaciones, decido ponerme a prueba con una "rutilla" de las que me gustan y de paso cumplir con una asignatura que tenía pendiente: el Santuari de Cabrera.

Santuari de Cabrera

A la tercera, he conseguido llegar y disfrutar de su entorno y las excepcionales vistas que se abren ante mis ojos.
Y ha valido la pena. Aunque.... reconozco que me he pasado un poco....
Vamos al grano... Esta es una ruta que se puede hacer en cualquier época del año, pero un momento muy especial es en otoño, cuando los robledales y los espectaculares hayedos se tiñen del color del fuego.
El punto de inicio es la Collada de Bracons. Ojo! No hay mucho espacio para aparcar. Hay que ir a primera hora, sobretodo los festivos.
Allí empiezo a caminar por una pista, tras pasar una barrera cuyo paso no se debe bloquear con los coches, y me adentro en el hayedo de La Grevolosa. Este es uno de los bosques más espectaculares de Catalunya.

Impresionantes árboles....

Con más de 300 años de vida, tiene árboles de más de un metro de diámetro y 40 metros de altura. Es un entorno fenomenal, que invita a recorrer muy despacio sus rincones, fijándonos en la grandiosidad de sus árboles, en esas raíces que, como enormes zarpas, parecen abrazar la tierra, o en esos encantadores rincones cubiertos de musgos y helechos...

Cual enormes zarpas...

En estos momentos, y para evitar la erosión del suelo, la Generalitat, que es su propietaria, está realizando tareas de conservación natural, para que puedan crecer nuevos árboles y el bosque se pueda regenerar.
Al salir del hayedo paso por la ermita de Sant Nazari. Hay unas mesas y bancos, un buen sitio para descansar.
Sigo adelante, por el Serrat de la Punxa, atravesando un espléndido robledal, paso entre las masías de El Güell y El Prar de la Vola, y empiezo a atacar la subida al Santuari de Cabrera.
Primero por terreno con poco desnivel, por la Coma del Cantinell y el Rec del Cantinell hasta el Collet de Sant Julià.
A partir de aquí empieza lo bueno. En este punto encuentro un palo indicador y tomo un sendero en fuerte subida. El ascenso es fuerte y en seguida gano altura. y las vistas ganan en belleza...
El día es caluroso y en una bifurcación del sendero tomo el camino de la baga, al menos voy por sombra. El otro camino, el de la Serrica, tramo equipado, lo haré cuando vuelva a subir, en otoño...
Ya estoy en la parte alta de la Serra de Cabrera, en el Pla del Prat, y en seguida llego a l'Osca de Cabrera, un paraje espectacular.

El camino parece cortado....

Es como si un gigante hubiera partido la cresta de la montaña con un golpe de espada....
Tranquilos, no hay que saltar desde el borde del precipicio... Hay un sendero por la izquierda que desciende, y algún tramo equipado con pasamanos y grapas en la pared.
Superado el paso, me acerco a los restos del castillo de Cabrera y por fin llego al Santuario.
El entorno es encantador. Espléndidas vistas, por un lado Osona y por el otro La Garrotxa.

Impresionantes vistas

Junto al santuario hay una mesa de madera con bancos y un anexo que funciona como restaurante los fines de semana. Hoy viernes está cerrado y no tengo muy claro si sigue en funcionamiento....
Me paro un rato a comer un poco, para reponer fuerzas...
Bajo por las empinadas escaleras hasta Coll del Bram, y de allí me dirijo al Port de la Faja, al Molí de la Faja, y al Coll de la Faja.

Como siempre, haciendo amigos......

El camino alterna algunos senderos con pistas forestales de buen caminar. Paso por prados donde pace el ganado vacuno, y a partir del Coll de la Faja me vuelvo a adentrar en el bosque.
Sigo el recorrido por Coll d'Uram y Puig Satoies, y un poco más adelante inicio un fuerte descenso, hasta els Rasos de Pibernat, donde, en suave ascenso, inicio el recorrido por la Serra de Llancers.
Me muevo por impresionantes hayedos y rincones de gran belleza. En algunos puntos, la pendiente del terreno es muy acentuada (no la del camino, que es casi plano), lo que resalta aun más la belleza del bosque.

Terreno con mucha pendiente en Serra de Llancers

Poco a poco, por un sendero muy cómodo y de muy buen caminar, regreso a la Collada de Bracons, punto de inicio y punto final de esta completa y espléndida caminata.

Y un premio casi al final de la caminata.....

Un poco dura en verano por el calor y el desnivel. Y hay que cargar bastante agua...
Pero muy recomendable. De todas maneras, se puede acortar por muchos sitios y no es necesario hacerla tan larga.
Un saludo y hasta la próxima!



No hay comentarios:

Publicar un comentario