Presentación del blog

¡Saludos a tod@s!

Como su mismo nombre indica, este blog está destinado a recoger, paso a paso, todas mis salida, excursiones, rutas y viajes. Siempre a pié. Pequeñas escapadas, visitas a pueblos, rutas cortas, largos recorridos... Pero siempre a pie.

Mi idea es dar a conocer y compartir con todos mis lectores esos maravillosos rincones que muchos desconocemos y pasamos por alto, cuando están ahí, muy cerca de nosotros. O no tan cerca...


jueves, 26 de junio de 2014

TOSSA DE MAR - Calas y rincones

Salida realizada el 22 de junio de 2014.
Caminantes: Pepi de Trotacamins de Martorelles, y Xavier, Rosa y yo del Club Alpí de Palamós.

Un día gris que no logra disuadir a los bañistas ni restar belleza
a esta población.

La máxima dificultad del día de hoy la hemos encontrado a hora de aparcar el coche en Tossa de Mar. En esta época todo son zonas azules y los párkings que en temporada baja son libres y están vacíos, ahora son de pago, y las pocas zonas de no pago están llenas hasta los topes.
Una muy buena idea es intentar aparcar en el párking de algún supermercado, como hemos hecho nosotros.
La de hoy ha sido una ruta magnífica. Circular, en la que se combinan la hermosa población de Tossa de Mar con su espectacular ciudadela amurallada, bellos senderos atravesando bosques y descubriéndonos espectaculares vistas, y calas y rincones de ensueño a los que se accede por complicados senderos.
Un poco dura, puesto que el recorrido por los altos acantilados, desde la cala Morisca de regreso a Tossa, se convierte en un constante sube y baja resiguiendo el accidentado terreno de la zona.
Pero el esfuerzo merece la pena.

Callejuelas de gran belleza en Tossa.

Empezamos con un pequeño recorrido por las calles de Tossa, guiados por Xavier y Rosa, que años atrás habían vivido en esta población y nos dirigimos al primer punto de interés del recorrido: la Torre dels Moros. Situada en la cima del cerro de Can Magí, es una torre fortificada, de guardia, que vigilaba la costa de los frecuentes ataques de los piratas durante el siglo XVI.
Dejamos atrás la torre y, en lugar de seguir por el GR 92, nos adentramos en el bosque por un bonito sendero. Esto nos permite acortar un poco la ruta y evitar un buen tramo de pista forestal.
De nuevo en el GR 92 y por pista forestal pasamos por el Xalet Vermell, una gran mansión de la que sólo se ve, a pie de pista, lo que puede ser algo así como la caseta del guardia, pintada toda de color rojo, claro. Desde el camino se ven sembrados y animales de corral.
Y una curiosa señal de advertencia que no había visto nunca en mi vida: "Atención, gallinas peligrosas".
Ninguno de nosotros entiende esa señal. Tal vez sean radioactivas, o sepan atravesar la valla y sean muy agresivas... No sé, creo que cada uno es libre de poner los letreros que quiera en su casa...

¡Cielos! ¿Serán gallinas gigantes?

Seguimos por GR 92 y llegamos al camping Cala Llevadó. Frente a este camping, la zona deportiva de Can Viles, donde hoy se celebraba algún tipo de evento juvenil.
Bordeamos la exclusiva urbanización de alto estanding de Santa María de Llorell, toda ella cercada con una alta tela metálica coronada de alambre de espinas, y nos dirigimos hacia la Cala Morisca.
Después de la urbanización pasamos por un bonito sendero que atraviesa el torrente de Cala Morisca y que, iniciando el descenso hacia la cala, hace de límite entre Lloret de Mar y Tossa de Mar.
Y tras un último tramo de escaleras, por fin la cala Morisca. Una maravilla.

Cala Morisca

Hace unos meses hice esta ruta pero siguiendo hacia Lloret de Mar. Recuerdo que pasé por esta cala y que, para seguir camino, tuve que deshacer el tramo de escaleras hasta encontrar de nuevo el GR 92.
Pero en este caso, Xavier me ha sorprendido cruzando la cala y encaramándose en un par de saltos a lo alto de un saliente rocoso.
De allí parte un estrecho sendero. En fuerte pendiente ganamos altura en pocos momentos, y también unas hermosas vistas sobre la cala Morisca.
Y en seguida hay que volver a bajar, ahora en una pendiente tan pronunciada que se ha equipado el camino con cuerdas, cadenas y algunos tramos con escalones, para sujetarse y asegurarse un poco. Un poco complicado, pero divertido y con el premio de llegar a una playa poco frecuentada, supongo que en parte por su difícil acceso. La platja de Portopí.

Un descenso un poco complicado...

Aguas de hermosos colores, entorno de naturaleza salvaje a nuestro alrededor, muy poca gente... el lugar ideal para un buen baño. Pero hoy el día ha amanecido gris y una densa niebla oculta el sol, por lo que dejamos el asunto del baño para otro día.
Cruzamos esta playa, pasamos por la Roca Negra y atravesamos la Platja de Llorell, también casi desierta a pesar de la época del año.
Al final de esta hermosa playa se encuentra la Cala d'en Carles, con un chiringuito rodeado de palmeras al estilo Caribe, de la que parte un Camí de Ronda muy bien arreglado que nos acerca a la vecina Cala Llevadó.
Todo este conjunto de playas y pequeñas calas pertenece a la bahía de Santa María de Llorell, o más conocida con el nombre genérico de "el Llorell"

Vista general del Llorell

El hecho de no poder acceder directamente con el coche hasta cerca de la playa, salvo los residentes de la urbanización o el caping, favorece que no esté tan masificada como la de Lloret o la de Tossa. Y su entorno natural, agreste y salvaje, le proporciona una excepcional belleza.
Y de nuevo el sendero se encarama en fuerte pendiente hasta la cima del Cap de sa Boquera, donde giramos a la izquierda, hasta la cercana pista forestal.
Seguimos ascendiendo, ahora más suavemente, hasta que llegamos a un cruce casi frente al Xalet Vermell, aquel del letrero de "gallinas peligrosas"... Aún me río intentando pensar en el peligro que puede tener una gallina...
Seguimos la pista por la que venimos por la mañana, pero en unos pocos metros nos desviamos a la derecha, en dirección al mirador des Cards.

Preciosas vistas desde los miradores.
El faro de Tossa a la vista.

Este mirador está muy deteriorado. Faltan las maderas embellecedoras del suelo, la barandilla ha tenido que ser sustituida, e incluso hay claras evidencias de que algún cabeza-hueca ha encendido una fogata sobre él. Una lástima, porque las vistas son excepcionales, y esos vándalos no se dan cuenta de que eso lo pagamos entre todos. Ellos incluidos.
Seguimos por el sendero que bordea los acantilados por la parte más alta y pasamos por un par más de miradores que empiezan a ofrecernos espectaculares vistas del faro y de la población de Tossa de Mar.
Y por fin, con las murallas de la ciudadela de Tossa frente a nosotros, la última cala, una de las más hermosas:Cala es Codolar.

Cala es Codolar. Sin palabras...

Y ya hemos vuelto a Tossa.
Para acabar de rematar el día, damos una vuelta por esa ciudadela, encaramados a lo alto de la muralla, disfrutando como niños de sus espectaculares vistas.
Ya sólo queda volver al coche y regresar a nuestras casas.
Un bonito día, descubriendo parajes de gran belleza en muy buena compañía.
Saludos a tod@s y hasta la próxima!!

1 comentario:

  1. Anda, nosotras hicimos esta ruta con dos perretes (y también nos remojamos el culo) pero del revés! Muy chula vuestra crónica! Grande lo de las gallinas, nosotras también alucinamos cuando vimos la señal :P Os dejo enlace nuestra crónica y reportaje gráfico (nos salió mejor día, aunque en consecuencia padecimos bastante por el terrible calor...). Saludos! https://vivimosquenoespoco.wordpress.com/2016/07/10/ruta-circular-cami-de-ronda-tossa-de-mar-girona/

    ResponderEliminar